sábado, 8 de diciembre de 2012

Ed Gein, el carnicero de Plainfield y su "Granja de los Horrores"

Edward Gein nació en 1906 en Plainfield, Wisconsin, y se crio en una granja de 160 acres junto con su hermano y su dominante madre, quien le enseñó desde muy pequeño que el sexo era pecaminoso. 

Su hermano falleció en 1944 y tan solo un año después, en 1945, falleció también su madre, quedando él al mando de la granja.




Entonces tenía 39 años y gracias a los subsidios federales consideró que ya no era necesario cultivar sus tierras. Se dedicó a realizar pequeños trabajos para algunos de los habitantes del pueblo y ganarse un dinero extra. 

El fantasma de su madre siguió atormentándole de una forma enfermiza. Tras su muerte mantuvo su dormitorio tal cual lo dejó y cubrió la puerta con unas maderas.

Se sentía fascinado por la anatomía íntima femenina y leía enciclopedias médicas, revistas pornográficas y novelas de terror.

Tras aburrirse de la lectura comenzó a visitar cementerios alejados de Plainfield y a desenterrar cadáveres de mujeres. Les cortaba la cabeza, los desollaba, les extraía el corazón, los genitales y los intestinos.
Se hacía máscaras con la piel de sus víctimas y con los huesos realizaba macabros muebles para su casa.
En ocasiones se vestía con la piel que desollaba a modo de traje o vestía con ella a un maniquí y bailaba con él.

En diciembre de 1954, Mary Hogan desapareció de la taberna donde trabajaba dejando un rastro de sangre que indicaba con total seguridad que la mujer había sido asesinada.


 Mary Hogan


En Noviembre de 1957, Bernice Worden se dirigía a una ferretería local y también desapareció.


Bernice Worden


El hijo de Bernice, Frank, que fue diputado del Sheriff, al enterarse de que se había visto merodeando por el pueblo a Gein justo cuando su madre había desaparecido se dirigió a la granja de éste junto con el alguacil.




Cuando entraron en la casa encontraron el cuerpo de la señora Worden sin cabeza colgando boca abajo de un gancho carnicero con parte del cuerpo abierto. La cabeza y los intestinos estaban en una caja y el corazón en un plato en el salón.





LA GRANJA DE LOS HORRORES

Además del cuerpo de Bernice Worden esparcido por la casa encontraron también multitud de restos humanos formando una escena macabra y horrorosa que dejó al cuerpo del orden atónito.


 Interior de la casa de Gein


También se econtraron:

- Piel de cabezas humanas en conserva de al menos 10 personas. 
- Un cinturón hecho con pezones. 
- Una silla tapizada con piel humana.
- Diversos cráneos utilizados a modo de cuenco de sopa. 
- Lámparas de piel tensada.
- Una mesa sostenida por tibias humanas.
- Una nevera llena de órganos humanos. 
- Los cuatro postes de la cama de Gein estaban cubiertos de cráneos humanos. 
- Una cabeza humana colgada de la pared junto a 9 máscaras hechas con la piel del rostro de 9 mujeres.
- Pulseras de piel decorativas. 
- Una caja llena de genitales femeninos.
- Caras rellenas de periódicos colgadas en las paredes a modo de trofeos de caza.
- Una especia de chaleco mamario hecho con el torso de una mujer.













Un espectáculo digno de una película de terror aunque en ocasiones la realidad supera la ficción con creces sin duda.
De hecho sus espeluznantes crímenes proporcionaron al director de cine Alfred Hitchcock las bases para su famosa película Psicosis.




También la decoración de la casa de la Matanza de Texas y el asesino Leatherface con su máscara de piel humana se inspiraron en Gein y su granja del terror.





Cuando Gein fue interrogado por la policía confesó a la policía haber confeccionado aquella macabra colección de prendas humanas, con las que en ocasiones fingía ser su madre.




Afirmó que nunca cometió canibalismo y que no había mantenido relaciones sexuales con los cadáveres de sus víctimas, decía que olían mal.


Ed Gein

Tras analizar todos los restos humanos encontrados en la granja se determinó que al menos había restos de unos 15 cuerpos humanos.

Ed Gein declaró que recordaba confusamente haber matado solo a Bernice Worden y que los demás restos humanos los había sacado del cementerio.




En diciembre de 1957, las revistas "Life" y "Time" publicaron los hechos de esta espantosa carnicería que había tenido lugar en una pequeña localidad de Wisconsin.




Los psiquiatras determinaron que se trataba de un caso de complejo de Edipo, que Gein estaba enamorado de su madre y tras morir necesitaba que alguien la sustituyera, de ahí el parecido con ella de sus víctimas.

En Marzo de 1958, la granja de Gein fue clausurada tras expandirse el rumor de que estaba destinada a convertirse en una atracción para turistas como Casa de los Horrores.

Sin embargo, su camioneta Ford se vendió en una subasta pública para ser utilizada en ferias locales con un letrero que decía “El coche de Ed Gein, vea el coche que transportó a los muertos de las tumbas”. 

Tras 10 años internado en un hospital psiquiátrico Gein fue considerado apto para ser juzgado.
Le declararon culpable pero con un elevado grado de locura, por lo que pasó muchos años en el Hospital Central de Waupon.

En 1978, se le trasladó al Instituto de Salud Mental de Mendota, donde murió en 1984 a sus 77 años de un paro cardíaco y respiratorio en el pabellón geriátrico, siendo un interno modelo, educado y discreto.

4 comentarios:

santamuerte dijo...

EXCELENTE TRABAJO !!!!!!!!!!!!!!!

santamuerte dijo...

EXCELENTE ARTICULO FELICIDADES !!!!!!!!!!!!!

Eugenia Hernández dijo...

Gracias amigo, pronto habrá nuevos casos. Un saludo

Argeni Arauz dijo...

Que buena historia sigue asi