sábado, 10 de noviembre de 2012

Daniel y Manuela Ruda: los vampiros alemanes

Daniel y Manuela se casaron el 6 de junio (sexto día del sexto mes) y asesinaron a sangre fría a su amigo Frank Hackert el 6 de julio.

Si juntamos esas fechas tenemos como resultado 666, el número de la bestia en el Apocalipsis de San Juan.
Pertenecían a un grupo de extrema derecha y se definían como neonazis y satánicos.


Manuela y Daniel Ruda el día de su boda
  

La madre de Manuela recibió una nota de su hija que decía: "No soy de este mundo. Debo liberar mi alma de la carne mortal".
Asustada dio parte a la policía que se dirigió al apartamento de la pareja. Encontraron una escena que jamás olvidarían. El cuerpo de Frank se encontraba con un pentagrama invertido grabado en el pecho, todo estaba lleno de sangre, había imitaciones de cráneos , cuchillos y machetes colgados de las paredes, objetos satánicos y encontraron una lista con 15 nombres donde ponía "Alegraros, vosotros sois los siguientes".


Frank Hackert

Inmediatamente se emitió una orden de búsqueda y captura de los asesinos por todo el país. Fueron encontrados 3 días después en una gasolinera de un pueblo cerca de Jena (Alemania).

El juicio dio comienzo en 2002. Ambos declararon haber asesinado a Frank pero negaron cualquier responsabilidad alegando que "No fue un asesinato, fue una ejecución. Satán nos lo ordenó y debíamos obedecer. No podríamos ir al infierno a menos que lo hiciéramos. Queríamos asegurarnos de que la víctima sufriera".

Manuela dijo : "Estábamos en el sofá, Daniel se puso en pie y golpeó a Frank con un martillo. Mi cuchillo brillaba y escuché una voz que decía "apuñálale en el corazón". Entonces se lo clavé. Vi una luz a su alrededor, era su alma que había salido de su cuerpo. En ese momento recitamos una letanía satánica".


 Manuela Ruda

Manuela le asestó 66 puñaladas a sangre fría. Recogieron parte de su sangre en un recipiente y se la bebieron.
Tras el asesinato tuvieron relaciones sexuales en un ataúd que utilizaba Manuela para dormir.

Manuela se había hecho sustituir sus colmillos por otros de animal para asemejarse más a un vampiro. En una ocasión se hizo enterrar en una tumba para saber qué se sentía. Había estado bebiendo sangre de volutarios que había encontrado por internet.


Daniel Ruda


Ambos se presentaron en el juicio con ropa negra, botas militares y cruces invertidas.

Manuela fue sentenciada a 13 años de carcel y Daniel a 15 años.
El juez Amjo Kersting decidió que antes de ingresar en prisión debían recibir tratamiento psiquiátrico.


No hay comentarios: