sábado, 24 de noviembre de 2007

LOS BASTIONES DE LOS VAMPIROS


CEMENTERIO DE HIGHGATE




Los jardines ornamentales del cementerio de Highgate, situado en el norte de Londres, han sido descritos como el lugar más mágico de la capital.
Fue construido en 1839 (y extendido en 1854) como solución a la superpoblación de los cementerios del centro de Londres, resultado de la pobreza y las epidemias de cólera de la época.
Los cementerios del siglo XIX eran, por lo general, inadecuados e insalubres, y se producían saqueos de tumbas y robos de cadáveres.
Highgate ofreció entonces una buena alternativa a tanta decadencia: los muertos eran tratados con reverencia y respeto, y los ciudadanos más ricos del Londres de la reina Victoria estaban dispuestos a pagar grandes sumas de dinero para construir espléndidas tumbas y catacumbas ornamentadas para sus amistades y familiares.

Nota: Ahora está superpoblado y en ruinas. Declarado de interés arquitectónico.

Highgate comenzó a deteriorarse rápidamente. En sus bellos jardines pronto creció una densa maleza que comenzó a cubrir la mayor parte de las lápidas y los monumentos sepulcrales.
Los imponentes mausoleos, muchos de los cuales tenían tres plantas y formaban las denominadas "avenidas de la Muerte",y también las catacumbas, quedaron expuestos al vandalismo, la profanación e incluso a la acción de los elementos.
Una vez que los pobladores de la zona comenzaron a temer la violencia urbana y la profanación de sus sepulcros, el cementerio Highgate comenzó a rodearse de asociaciones siniestras.


Este camposanto gótico ha presenciado una febril actividad entre sus tumbas, como por ejemplo que algunos de los ataúdes que contenían a los fallecidos más recientes explotaran dentro de las extensas catacumbas de Highgate. En aquella época, las reglamentaciones locales dictaminaban que los féretros debían ser cubiertos de plomo: así, con capacidad para un máximo de 850 cuerpos, la putrefacción de los cadáveres dentro de las catacumbas producía una peligrosa acumulación de gases.
Nota: El cementerio se ha hecho famoso como la morada del vampiro de Highgate. En 1967, el ocultista y cazador de vampiros Sean Manchester investigó las visiones de cuerpos que salían flotando de sus tumbas, y afirmó que había un vampiro activo en la zona. En 1970, 100 personas salieron a cazar al vampiro, dirigidos por el vampirólogo David Jarrant, que acabó entre rejas. Y en 1974, Sean Manchester cree que ya se ha dado muerte al vampiro

NUEVA ORLEANS


Nueva Orleans (Estados Unidos) posee una particularmente intensa historia de vudú y hudú (una especie de vudú típico en Nueva Orleans), así como una duradera reputación de lugar de encuentro de fantasmas y espíritus.
La ciudad exhibe fuertes influencias de la Europa del siglo XIX mezcladas con el folklore y las tradiciones religiosas africanas y caribeñas.

El cementerio de Lafayette número uno, situado en el distrito Garden y limitado por la avenida Washington y las calles Prytania, Chestnut y Sexta, es uno de los lugares a visitar. Es conocido como la "ciudad de los muertos". Los residentes enterraban a sus muertos sobre la tierra debido a la inusual cantidad de agua presente en el terreno, que hacía imposible cualquier forma de entierro tradicional (los ataúdes salían literalmente despedidos del suelo en las noches tormentosas).

En el barrio francés de la ciudad, y en especial en los alrededores de la calle bourbon, hay pequeñas tiendas que venden conjuros y curiosidades utilizados en las ceremonias vudú.

Otros grandes cementerios ajardinados de Estados Unidos:
  • Bellafontaine (San Luis)
  • Jraceland (Chicago)
  • Mount Auburn (Massachusetts)

Actividades recomendadas:


  • Visitar la casa de Anne Rice, Violin House, 2524, St. Charles Avenue (lunes de 15.00 a 18.00 horas).
  • Visita guiada sobre Historia encantada (de 14.00 a 20.00 horas), tienda de vudú del reverendo Zombi, 723 St. Peter Street.
  • Realizar el "Viaje a la oscuridad", visita guiada sobre vampiros todas las noches desde las 20.30 horas, frente a la catedral de St. Louis.
  • Visitar el número 1140 de Royal Street, aparentemente es el lugar más fantasmagórico de la ciudad.

SANTORINI



Las islas de Santorini, entre las que Thera es la más famosa, pertenecen a las Cícladas y se caracterizan por su especial tierra negra cenicienta. Este afloramiento del mar Egeo es uno de los restos de un volcán inactivo y su fértil terreno, rico en ceniza volcánica, tiende a la sequia.

Los cuerpos allí enterrados se descomponen a un ritmo muy lento. La preservación de los cadáveres exhumados de forma natural llevó a los isleños a creer que estaban infestados de vampiros y rápidamente se autoproclamaron como la autoridad competente para ocuparse de los "no muertos". Su reputación llegó a ser tan buena que los griegos del continente enviaban hasta allí los cuerpos que consideraban aparecidos, con lo que Santorini se convirtió en la capital mundial del vampiro.

El manual para el visitante de Grecia, publicado en 1900, detalla la actividad vampírica de Santorini. El pueblo de Oia es famoso por la actividad de sus aparecidos. Muchas de las ciudades y de los pueblos de las islas han informado que allí existe una significativa presencia de apariciones y fenómenos Poltergeist.

Existe una arraigada creencia entre los isleños que dice que la legendaria ciudad de Atlántida se encontraba entre las islas de Santorini. Este grandioso y mítico reino fue destruido, según Platón, por una erupción cataclísmica que lo envió al fondo del mar. Santorini fue destruida por una gran erupción volcánica en 1650 a. de C., pero ignoramos si existe alguna conexión entre ambas.


TRANSILVANIA


Un significativo legado de la literatura de Bram Stoker es que Transilvania sea considerada la morada del vampiro por excelencia. Junto con Valaquia, cuenta con una rica historia de vampirismo, y en la actualidad es el centro de atención de los cazadores de todo el mundo.

El autor había situado los primeros tres capítulos de Drácula en Styria (Australia), pero en el último momento lo cambió por Transilvania, después de leer Supersticiones de Transilvania (1885), de Emily de Laszowska Gerard
Otro trabajo de gran influencia para él fue el Informe sobre los principados de Valaquia y Moldavia (1820), una obra de William Wilkinson, cónsul de Bucarest. Es allí donde, probablemente, Stoker encontró el nombre Drácula, inspiración para su famosa creación.

El verdadero Drácula, Vlad Tepes (1431 - 1476), o "Vlad el Empalador", fue un violento jefe militar con fama de torturador y sádico. Asesinó a varios miles de sus enemigos empalando sus cuerpos con estacas de madera que les insertaba a través del ano, mientras a otros muchos los obligaba a convertirse en sus esclavos.

Cerca de la frontera de Transilvania, precisamente al norte de Curteade-Arges, se encuentra el castillo de Drácula, la fortaleza construida por los esclavos de Tepes, miles de los cuales, aparentemente, murieron durante su construcción. El castillo continúa en pie en la actualidad.

El castillo Csejthe, situado en la cima de una montaña frente al pueblo de Csejthe, en Transilvania, también ha presenciado terribles baños de sangre. Allí vivió Erzsébet Bathory, la malvada miembro de la nobleza que bebía y se bañaba en la sangre de sus criadas vírgenes. En este castillo pasó los últimos cuatro años de su existencia "enladrillada" en aquellos muros, pero viva. Se dice que aún hoy su fantasma habita el castillo.


WHITBY



La ciudad inglesa de Whitby, antiguo puerto pesquero situado en la desembocadura del río Esk, entre los páramos de York y el mar del Norte, es el sitio en el que el conde Drácula, de Bram Stoker, llegó a Inglaterra a bordo de la goleta rusa Demeter. El barco naufragó cerca de las arenas de Tate Hill, y el cadáver de su capitán fue amarrado al timón mientras toda la tripulación desaparecía. El único superviviente fue un gran perro negro que fue visto subiendo los 199 peldaños de la abadía de Whitby a toda velocidad.

Stoker visitó Whitby en 1890, y aquellas breves vacaciones supusieron una gran inspiración para su obra. Sin embargo, mucho antes de la publicación de Drácula, Whitby ya tenía fama de ser una de las zonas más embrujadas o malditas de las Islas Británicas

La fundadora de la Abadía de Whitby, Santa Hilda, murió en el año 680, pero en ocasiones es posible divisar su velada figura fantasmagórica en la ventana.

Se dice que también el espectro de Constance de Beverley mora en la Abadía. Se trataba de una monja que pagó el precio más alto por coquetear ilícitamente con un joven y apuesto caballero: fue tapiada en una mazmorra, y allí murió de forma lenta y estruendosa.

Nota: En Abril y Octubre se celebra el "fin de semana gótico" en Whitby, donde se reúnen personas con los mismos intereses.

No hay comentarios: