jueves, 18 de octubre de 2007

VAMPIROS LITERARIOS, EL ORIGEN



En sentido literario, el vampiro alcanzó la inmortalidad a finales del siglo XVIII.
A pesar de que a partir de 1740 comenzaron a surgir aparecidos de ficción de diversas clases, no fue hasta la publicación de la balada de Johann Wolfgang Von Goethe, Die Braut von Corinth (La novia de Corinto), de 1797, que el vampiro conoció la popularidad.


El vampiro Goethe es una joven doncella herida de amor que fallece cuando sus padres le prohíben casarse con su amado. pero regresa de la tumba para consumar su amor con la misma belleza que tenía en vida.
El poema concluye cuando la mujer vampiro es quemada en ua pira funeraria.

Extracto de la novia de Corinto:

"De la tumba yo me he levantado a buscar mi prometido bien, para hallar al hombre por mí amado y beber la sangre de su sien: cuando ocurra así yo me iré de aquí a buscar otros hombres también".

En la novela del Dr. John Polidori, titulada El Vampiro (1819), encontramos al distante y aristocrático Lord Ruthven, cuya "mirada extraviada" y "aspecto de muerto" atraía a muchas damas de la sociedad.

Varney el Vampiro (1847), de James Malcolm Rymer, subrayó este aspecto aristocrático al introducir al sádico y cruel Sir Francis Varney, un sinvergüenza que no cesaba de acosar a cuanta joven hermosa encontraba en su camino, a pesar de haber sido colgado, tiroteado y estacado.

El tema de la sexualidad del vampiro obtuvo cierta credibilidad gracias a Sheriden Le Fanu, cuya Carmilla nos presenta a la seductora lesbiana Micalla Karnstein.

Pero el destino eterno del vampiro quedó finalmente establecido con la publicación de Drácula (1897), de Bram Stoker, que utilizó como una de las referencias para crear su obra la leyenda del famoso y temible Vlad Tepes "El Empalador".

No hay comentarios: